Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74

En la actualidad podemos ver como los edificios en los que vivimos o se realizan nuestras actividades laborales o académicas tienen algunas deficiencias de aislamiento térmico, acústico y lumínico, debido principalmente a los materiales que se han empleado en su construcción y en parte por la orientación solar que disponen, aunque es cierto que esta problemática no siempre es una opción, sino en muchos casos una resignación ya que no todos los edificios pueden estar orientados de la misma forma. Algunas zonas de sus fachadas están mejor orientadas y otras menos, notándose perfectamente los cambios de temperaturas en épocas estivales e invernales. En ciudades de mucho contraste térmico por el clima es donde más se notan las deficiencias constructivas, (valga como ejemplo ciudades como Sevilla o Córdoba que en verano suelen ser las más calurosas o si nos situamos al norte, tenemos a Ávila o Burgos donde el frío en invierno es bastante drástico). Estos y muchos más son un ejemplo de los contrastes que tenemos en España en cuando a clima se refiere y por tanto si los edificios no están adaptados a este tipo de cambios de temperaturas el bienestar de sus habitantes se ve afectado en cierta manera.

Otro efecto que observamos en los edificios es la falta de insonorización, básicamente las filtraciones de los ruidos se transmiten a través de las ventanas, sobre todo por el hueco de las persianas y también cuando los materiales con los que están hechas las ventanas que en muchos casos están por debajo de los mínimos requeridos para un buen aislamiento térmico y acústico. Una solución que les proponemos es la instalación de cortinas acústicas aislantes Insoudtex, porque tienen tres ventajas (aíslan de los ruidos, nos preservan del frío y las altas temperaturas según la estación del año en la que nos encontremos y en tercer lugar nos aporta protección lumínica y solar).

Las cortinas acústicas Insoudtex muestran un comportamiento excelente en lugares sensibles como las escuelas, donde los alumnos tienen que soportar en épocas cercanas al verano las altas temperaturas por un exceso de luz solar ya que reciben mucha insolación directa por la mañana o por la tarde, para ello este tipo de cortinas absorbe gran parte de la energía calorífica que se filtra a través de las ventanas, creando una atmósfera menos calurosa y ganando en confort. Si tenemos en cuenta la ubicación de la escuela, podremos reducir también los niveles de ruidos procedentes del exterior causados por el tráfico rodado. Este tipo de cortinas están probadas bajo ensayos UNE EN ISO 10534-2:2002 y Norma UNE-EN ISO 11654:1998 que mide la absorción acústica en cámara reverberante mediante tubo de  de Kundt homologado.

Como es sabido, la mayor parte de los problemas acústicos en edificios destinados al ocio como auditorios, teatros o grandes salas de actos en colegios o universidades, suelen ser la formación de ecos, focalizaciones, excesiva reverberación, etc., tienen como única solución la aplicación de materiales absorbentes. Estos materiales, se aplican, asimismo, en el ámbito del aislamiento acústico, formando parte de particiones multicapa atenuando así el efecto de las ondas estacionarias entre los tejidos que forman la cortina.