Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74

Si vive desde hace muchos años en el extrarradio no es de extrañar que con el tiempo acaben ubicando en su misma calle algún que otro negocio de ocio nocturno. Normalmente en la zona centro no suele ocurrir esto, aunque sí que la aglomeración de personas puede llegar a causar un nivel acústico saturado. Afortunadamente ya se toman medidas como en Madrid Central y otras ciudades, incluso en municipios menores donde se cierran las calles céntricas al tráfico, convirtiéndolas en peatonales de forma permanente. El crecimiento de la población de las ciudades es una realidad imparable y ello provoca una actividad intensiva continuada generando un aumento proporcional del ruido. Una de las soluciones es monitorizar el ruido a determinadas horas, especialmente durante la noche. Este control se basa en unos dispositivos que actúan como semáforos acústicos, avisando tanto en la misma zona afectada como a las autoridades del exceso de ruido. Digamos pues que esta es una primera medida preventiva que a priori tiene un efecto disuasorio que tiene una ventaja sobre otros métodos y es que este tipo de dispositivos puede registrar el ruido a tiempo real, siendo un hecho probado y fundamental a la hora de recurrir a la justicia para denunciar.

Otra forma de quitar el ruido que nos llega de la calle es mediante cortinas especiales de alta densidad. Estas cortinas son las mismas que se instalan principalmente en pubs y discotecas, por el hecho de que cuentan con potentes equipos de sonido y tienen que cumplir con unas normas de aislamiento acústico para no molestar a los vecinos.

No nos olvidemos que hay otro tipo de locales comerciales que son susceptibles de generar mucho ruido, como por ejemplo los gimnasios cuando ponen la música muy alta. Al igual que en otros negocios de similares características, cuando se tiene el proyecto de obra, los responsables están obligados a aislar los muros con material absorbente y aislante entre dos tabiques que formen entre ellos una cámara de aire. Esto se hace así para evitar la transmisión del sonido por vibración y además en el caso de las cortinas para tapar las puertas de acceso.

Los materiales más usados en el aislamiento acústico de locales comerciales son:

Materiales Acústicos Absorbentes: Propiedades que poseen ciertos materiales, estructuras y objetos de convertir el sonido en calor, como es el caso de las cortinas acústicas, resultando la propagación en un medio o la disipación cuando el sonido golpea su superficie o el proceso de disipación de la energía sonora.

Materiales Acústicos Aislantes: En este caso sus propiedades van a impedir que el sonido llegue a una habitación receptora. La energía sonora no es necesariamente absorbida; a menudo el principal mecanismo son las reflexiones de vuelta hacia la fuente. Digamos que en las cortinas acústicas, la capa que se encarga del aislamiento hace su trabajo en la parte final, tras recibir de forma disminuida las ondas sonoras. De esta forma cuando nos referimos a soluciones acústicas con un factor multicapa, un orden estratégico de las mismas aumenta su rendimiento aislando mucho más.