Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74

Cuando oímos hablar de contaminación de los que escuchamos hablar a menudo, uno de los que menos tomamos en cuenta es la contaminación acústica, a pesar de que padecer sus efectos supone un riesgo para la salud en muchos aspectos. Más allá de que los ruidos se conviertan en una molestia en nuestra vida cotidiana, es verdad que existen en ámbitos que, por ser más directos, sus resultados son incluso más perjudiciales para la salud de las personas; un claro ejemplo de ello es el contexto industrial.

En muchas fábricas o cadenas de producción, vemos como de forma diáfana actúan un gran número de maquinaria que expide un alto nivel de ruido, creándose una gran bolsa de vibraciones en toda el área y reverberando exponencialmente dichas ondas sonoras.

El grado y tipo de evaluación dependerá del ámbito y magnitud del problema en el lugar de trabajo, pero deben tomarse en consideración todos los riesgos provocados por el ruido. Por ejemplo, deben tenerse en cuenta las formas en que el ruido puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente en una fábrica, junto con el riesgo de la pérdida de audición como consecuencia del ruido. Principales elementos de una evaluación de riesgos,

¿Dificulta el ruido de determinadas tareas la comunicación, aumentando así el riesgo de accidente? ¿Contribuye el tipo de ruido al estrés laboral dentro de la organización?

Considere quién puede sufrir daños y de qué forma, incluyendo el personal temporal y a tiempo parcial, así como los trabajadores pertenecientes a determinados grupos de riesgo, como las trabajadoras embarazadas. Evaluar las medidas ya adoptadas para controlar los niveles de ruido y decidir qué otras medidas se deben adoptar. Como por ejemplo si el área es demasiado diáfana y los elementos constructivos reflejan mucho el sonido, entonces habrá que modificar algunos elementos, o en su caso incorporar elementos que amortigüen el ruido que reverbera hasta niveles insoportables.

Una de las soluciones es aislar en departamentos esos espacios tan diáfanos de trabajo, mediante grandes cortinas que  por sus cualidades pueden reducir notablemente el eco y proporciona a la zona delimitada un nivel de insonorización óptimo.

Hay que tener en cuenta que todas las empresas susceptibles de generar problemas por el ruido, deberá evaluar que el puesto de trabajo no alcanzan o superan los niveles de ruido y que está obligada a adoptar medidas preventivas, la empresa debe informar a los trabajadores de ello, así como de cuáles son las medidas preventivas que van a adoptarse.

Otra de las medidas de prevención contra el ruido es la del recubrimiento del techo o las paredes con materiales absorbentes, pueden lograrse disminuciones de ruido importantes. A veces, como se muestra en la figura, se recurre a colgar los paneles del techo, lo que permite conseguir superficies de panel mucho mayores y, por tanto,reducciones de ruido más elevadas.