Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74

Cada vez son más los vehículos que circulan por las calles, se oyen sirenas, el ruido de las obras de reacondicionamiento de pavimentación vial, etc…, y llegamos a casa estresados después de un largo y duro día de trabajo y parece que no terminamos de desconectar del todo. Ese ruido de fondo que persiste y persiste.

De todos es sabido que las viviendas actuales cuentan con unos mejores materiales que nos aíslan del exterior, ya sea contra el frío o calor, pero también de los ruidos, eso al menos creemos cuando vamos a comprar una vivienda.

La contaminación acústica es un problema cada vez más atenuante y tenido en cuenta en la salud y bienestar de las personas y puede provenir de diferentes fuentes como pueden ser:

ACTIVIDADES INDUSTRIALES: las actividades industriales donde por ejemplo industrias mineras, de fabricación y transformación de metales… pueden causar grandes ruidos al exterior si no se toman las medidas preventivas adecuadas

TRANSPORTE: el transporte por carretera sobretodo en ciudades y vehículos que no sólo sean grandes camiones, sino turismos, furgonetas y motocicletas también son susceptibles de generar una gran cantidad de contaminación acústica sino la que más en los centros de las poblaciones.

CONSTRUCCIÓN: las actividades de construcción de viviendas también generan una gran cantidad de ruido por el transporte de materiales, el corte y las actividades propias de la actividad…

HÁBITOS SOCIALES: los hábitos sociales son también uno de los grandes problemas de contaminación en las ciudades: los hábitos sociales nocturnos hasta altas horas de la madrugada provocan grandes molestias en los vecinos de la zona que ven perturbado su descanso habitualmente.

Estas pudieran ser algunas de las fuentes más habituales del ruido que solemos encontrarnos en la actualidad. Pero ya sean viviendas, oficinas, industrias, etc…, a pesar de sus cualidades arquitectónicas en muros o doble acristalamiento, no pensamos a veces que el sonido sigue circulando a través de estos materiales. En la actualidad se están observando en el mercado determinados textiles ideados para ser confeccionados en forma de cortinas aislantes de ruidos externos, a la misma vez que nos ofrecen un aislamiento calorífico que mejoran sustancialmente el confort de determinadas áreas de trabajo y descanso.

Técnicamente estas cortinas se han especializado desde hace tiempo para el sector hotelero, pero ya existen webs que las ofrecen en varias versiones para que puedan ser adquiridas para otros usos como viviendas, locales, teatros, etc…, y según medidas estándares o bien a medida por unos precios bastante asequibles.

Tipos de cortinas acústicas que nos podemos encontrar en el mercado:

  • Cortinas acústicas 10 DB, diseñadas para viviendas y oficinas, además son ignífugas.
  • Cortinas acústicas 15 DB, diseñadas para negocios, oficinas y viviendas expuestas a niveles sonoros elevados, tales como zonas industriales, zonas de ocio, tráfico muy intenso, al igual que las anteriores son ignífugas. Este tipo de cortinas son de las que más demanda tiene en grandes capitales de provincias, como Sevilla, Madrid o Barcelona.
  • Cortinas acústicas 20 DB, pensadas para bares de copas y salas de fiesta con gran afluencia de personas y locales de ensayo o estudios de música.
  • Cortinas acústicas de 25 DB, destinadas a cines, teatros y discotecas.
  • Cortinas acústicas de 30 DB, las más extremas, destinadas a grandes fábricas.

 

 

Soluciones acústicas para espacios de ocio:

En teatros y auditorios, donde el sonido cobra una especial importancia ya que la afinación de los tiempos de reverberación no es siempre tarea fácil. Durante la ejecución de de un proyecto vemos como se han de modificar diferentes materiales, que son a la postre los que influyen en la reflexión y propagación del sonido.

Después de hacer pruebas de sonido, y observar que desde el periodo de las reflexiones tempranas, comienzan a aparecer las reflexiones de las reflexiones, y las reflexiones de las reflexiones de las reflexiones, y así sucesivamente, dando origen a una situación muy compleja en la cual las reflexiones se densifican cada vez más. Esta permanencia del sonido aún después de interrumpida la fuente se denomina reverberación. Es entonces cuando las cortinas acústicas al igual que las tapicerías de butacas cobran especial importancia.

Por este motivo podemos ver en muchos teatros y auditorios, grandes cortinas o velas  que penden de los techos o verticalmente en paredes, realizadas con tejidos ignífugos y fonoabsorventes por su gran porosidad, mejorando así la calidad del sonido.

Como conclusión final, podemos determinar que las cortinas acústicas se han ganado  a día de hoy un lugar en diferentes estratos de la sociedad, bien a nivel particular o de la industria del teatro, cine o empresa en general, consiguiendo unas mejoras notables en el acondicionamiento acústico.