Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74

La sociedad actual en la que vivimos está basada en el consumo de energías fósiles, vehículos de todo tipo principalmente utilitarios y motos circulan por nuestras ciudades quemando gasolina o gasoil. Estos hidrocarburos además de contaminar la atmósfera perjudican enormemente la salud de las personas, sobre todo de aquellas que viven en grandes ciudades, por no decir el ruido que generan coches y motos. Si los países no van tomando decisiones encaminadas a transformar el parque móvil de vehículos y a cambiar el modelo energético que actualmente tenemos, el problema de la contaminación ambiental seguirá actuando sobre el medio ambiente y sobre la salud de las personas. Una solución sobre la que muchos expertos han apuntado es la alternativa del uso de coches y motos eléctricas, pero para ello se ha de introducir ayudas y las infraestructuras necesarias para que estos vehículos cien por cien ecológicos puedan recargar sus baterías y accesibles. Las ventajas del uso de vehículos eléctricos son todas, la primera es que no contaminan, ni en humos tóxicos ni en ruidos.

Las motos son uno de los vehículos que más ruidos generan en las ciudades, Madrid es probablemente la ciudad más ruidosa (y una de las que más problemas de contaminación atmosférica presenta) de Europa. Uno de los factores que más ruido producen son las motos, especialmente desagradables cuando ocurre en horas de dormir. Es molesto pero además esta contaminación acústica deteriora la salud física y mental de las personas que la sufrimos. Muchas viviendas optan por instalar contraventanas en sus viviendas e incluso colocar cortinas para bloquear el ruido que les llega de estos molestos e incívicos moteros que de madrugada aceleran y hacen un ruido estruendoso con sus escapes. Pero ¿qué pasa con las motos y vehículos eléctricos que no generan nada de ruido?, parece una paradoja, pero ya se ha detectado un problema con la ausencia total de ruido en los vehículos eléctricos, porque ocasiona a veces  accidentes con los viandantes. Quizás la costumbre de los peatones al cruzar por el lugar indebido hace que se confíen y sean víctimas de un atropello. Quién no ha cruzado una calle residencial por la mañana temprano de oído sin mirar a su izquierda, alguna vez nos hemos visto sorprendidos por un vehículo eléctrico y no nos hemos percatado de su proximidad, ello es debido a que el oído humano le resulta muy difícil advertir el sonido por debajo de los 3DB. Una de las soluciones a este pequeño inconveniente tiene fácil solución y es instalando un pequeño altavoz en el vehículo que genere un mínimo ruido audible para los viandantes y resto de vehículos.

Cuando se habla de la contaminación atmosférica y acústica las motos son las olvidadas, siempre se pone el foco en los coches, autobuses y camiones. La ciudad de Barcelona ostenta el record de motocicletas en valores absolutos y relativos. De los aproximadamente siete millones de desplazamientos que diariamente tienen lugar en Barcelona, incluyendo los internos y los de entrada-salida de la ciudad, 400.000 de éstos aproximadamente, algo menos del 6%, se realizan en moto y ciclomotor. Con estos datos y sabiendo de la capacidad de las motos de producir ruido, son muchos los vacíos que a día de hoy existen en el control de los vehículos de dos ruedas, en especial cuando vemos cómo se tunean y modifican los tubos de escape que emiten un ruido estruendoso.

Las nuevas normativas Europeas ya están cambiando e incidiendo sobre el problema de los tubos de escapes, no solo en motos, también en coches, porque pensemos que un coche que emite 70 dB por el escape es diez veces más ruidoso que uno que emite 60 dB, o cien veces más ruidoso que uno que emite 50 dB. Para entender mejor esta comparativa, 70 dB es el ruido que una aspiradora emite, 60 dB un lavaplatos. De esta forma las nuevas normativas irán controlando los nuevos vehículos salidos de fábrica y llevarán una etiqueta donde se especificarán los decibelios que emiten.

Pero mientras llegan nuevas regulaciones sobre contaminación acústica en las grandes ciudades y al margen su debida adaptación o cumplimiento, el ruido seguirá cada día afectándonos. Ya sea en nuestro propio hogar o en el lugar de trabajo existen medidas que a día de hoy son muy prácticas, como las cortinas acústicas para bloquear el ruido. Las cortinas acústicas Insoudtex suponen una alternativa eficaz para sobrellevar todos estos problemas en espacios privados y laborales.