Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74

Cuando pensamos en un espacio cerrado, bien sea el hogar o una nave industrial, cuando están vacíos el eco se percibe con claridad y da una sensación de vacío o amplitud. Pero cuando empezamos a decorar con muebles, cuadros, sillones, maquinaria, etc…, entonces el eco disminuye, eso es porque cada elemento decorativo se comporta de una manera diferente absorbiendo con diferente intensidad las ondas sonoras. En cuanto a las cortinas tenemos que decir que por sí solas actúan también como paramento contra el ruido, aunque si bien estamos pensando en adquirir una cortina adecuada que haga una reducción efectiva, tendremos que pensar en cortinas acústicas.

Un ejemplo donde las cortinas acústicas son una solución muy bien considerada es en los patios de luces, o donde se comunican las plantas a través de escaleras y barandillas, típico de edificios o viviendas con 3 ó 4 plantas. En estos lugares los ruidos se comunican con rapidez de un nivel a otro, creando un efecto túnel. En el ejemplo que vemos en la fotografía, se puede ver como la cortina cierra completamente el área completa de un nivel aislándola de cualquier ruido procedente de otras áreas.

Son muchas las ocasiones a las que estamos expuestos a múltiples ruidos, bien de la calle, el trabajo, en el hogar, la manera de solucionar estos problemas en el interior de salas y recintos, consiste en incrementar la superficie de absorción acústica equivalente mediante la utilización de productos con un elevado coeficiente de absorción. Aumentando la absorción, se logra disminuir el nivel de presión acústica, se reducen las reflexiones y distorsiones del sonido mejorando la calidad del mismo, y se acorta el tiempo de reverberación mejorando la inteligibilidad de la palabra.

¿Cómo elegir entonces la cortina adecuada para cada lugar?, hay que tener en cuenta que antes de decidirse a comprar este tipo de cortinas antirruidos, hay que tener claro los decibelios que necesitamos reducir en el espacio afectado. Las cortinas acústicas Insoudtex además de reducir en un amplio rango los ruidos que nos molestan, también están certificadas por Aitex como cortina ignífuga M1/C1. Para tener una referencia clara, digamos que si queremos instalar una cortina acústica en una vivienda o en una oficina que está expuesta al ruido de tráfico moderado, bastaría con una cortina de reducción 10DB. Si estamos planteando un escenario más drástico donde la contaminación acústica es acusada por un tráfico rodado más intenso, entonces una cortina reductora de 15DB será la más conveniente. Para el sector de la hostelería en general, espectáculos o locales de ensayos está la opción de la cortina acústica Insoudtex con reducción 20DB. En salas de fiestas, teatros, cines o discotecas la solución es la utilización de la cortina de 25DB. Para lugares más agresivos en cuanto a ruidos como industrias donde hay maquinaria, hangares de aeropuerto o estudios de grabación, se plantea la cortina de 30DB.