Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74

Bilbao es una ciudad inquieta donde cada día coches, motos, bicis y peatones conviven en un continuo ir y venir resultando una de las consecuencias más palpables el ambiente bullicioso que se forma a veces por las visitas de turistas. Este cúmulo de circunstancias genera un intenso ruido en muchas zonas y barrios de Bilbao por lo que en determinadas viviendas de cierta antigüedad se llegan a detectar muchos ruidos procedentes del exterior.

En general las viejas edificaciones tienen estos problemas, estructuras con muchos años a sus espaldas donde los materiales aislantes han perdido efectividad o en muchos de los casos son inexistentes. Para ello las reformas acústicas  con cortinas anti ruidos son una ayuda muy eficaz, pero no podemos olvidar que otras causas de la transmisión de ruidos de los exteriores al interior de viviendas son causadas por el mal aislamiento que ofrecen las ventanas.

En viviendas como son los pisos los techos son sin duda la zona donde más ruidos se perciben por los impactos, al igual que las paredes contiguas que lindan con otros vecinos, sobre todo si estas paredes son medianeras porque solo están construidas con un solo tabique simple. En las grandes reformas acústicas en viviendas antiguas el techo se dobla  bajando unos 15 centímetros y colocando en el hueco un aislante o paneles dejando una pequeña cámara de aire libre para que no haya contacto entre el material y la zona que recibe el impacto, de esta forma se separa del falso techo que es el que vemos.

Si tenemos una vivienda con planta superior una opción es la colocación de moquetas, siendo estas una forma de revestir el pavimento y a la vez actuará de amortiguador ante las pisadas o posibles impactos de objetos por caída.

Las puertas son otro elemento a considerar, los propios portazos hacen muy incómodo a veces la convivencia entre vecinos y por ello se revisten los marcos con gomas especiales para que amortigüe al cerrar. También se usan puertas que llevan un revestimiento en su hueco interior.

Junto con el doble techo, las paredes pueden someterse a un trasdosado que aunque pierden también varios centímetros nos ayudarán a aislarnos acústicamente de los vecinos utilizando en su interior lana de roca o paneles de alta densidad.

Como podemos ver soluciones hay muchas, unas más baratas y otras no tanto, pero ninguna de forma aislada puede solucionar plenamente el problema del ruido en Bilbao u otra ciudad ruidosa en el interior de sus viviendas. La solución está en combinar varias medidas, entre ellas las cortinas acústicas anti ruidos que nos ayudarán notablemente en aquellos cerramientos de aluminio de escasa calidad que tienen un alto nivel de transmitancia.