Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74

Tanto Madrid como otras grandes capitales están sometidas desde hace muchos años a un intenso tráfico rodado que provoca un ruido ensordecedor y al mismo tiempo una contaminación atmosférica que excede de los niveles permitidos, según se desprende de los últimos datos de la comisión europea. Madrid Central ha sido una propuesta muy acertada para reducir estos niveles tan nocivos que perjudican la salud de los madrileños, aunque siempre es inevitable oír ruidos molestos, no nos imaginamos por otro lado el momento en el que mucha gente tengan que ir con mascarilla por la calle, igual que en China, pero si no se actúa los viandantes serán los más perjudicados. Otro de los daños colaterales que se pueden evitar con Madrid Central es el que origina tanto ruido por los coches, de ahí que muchas personas y comercios independientemente de las medidas que se adoptaron por el último gobierno del ayuntamiento, instalasen una cortina especial en ventanas para aislar de tan tremendo ruido el que se oye en tan bulliciosas calles.

Pese a que Madrid Central con sus escasos 8,2 km2 de restricción al tráfico en comparación con otras grandes ciudades europeas, ha tenido una mejora considerable en la calidad del aire y no digamos en la tranquilidad que han experimentado quienes hacen su vida en el centro de esta ciudad. Otras medidas coercitivas como las multas también actúan como barrera para frenar a quienes con vehículos anteriores al año 2006 y sin autorización quieren entrar en la zona centro delimitado.

Para hacer efectivo esta ambicioso plan, se crea un sistema de estacionamiento regulado inteligente, que ajusta las tarifas según la contaminación de la ciudad en todo momento. Para hacer estos controles, Madrid cuenta con 24 estaciones de medición dispersas por toda la ciudad. Paralelamente se ha mejorado y ampliado la red de carril bici, pero además se establecen restricciones de tráfico en los días de alta contaminación. Cuando se superen los límites establecidos por la OMS o las estaciones de medición se acerquen a esta cifra, se activan diferentes fases de actuación para frenar la contaminación en Madrid. Está claro que el principal problema es la contaminación por partículas de CO2 y NO, pero al rebajar estas cifras también se aminoran los niveles acústicos.

Otras medidas que puedes adoptar para mejorar tu calidad de vida y la de los demás:

Ve caminando o en bicicleta siempre que puedas y para los desplazamientos más largos, decántate por el transporte público.

Si utilizas el coche, sigue algunos consejos: no aceleres excesivamente cuando arranques el vehículo, mantente dentro de los límites de velocidad, utiliza el aire acondicionado y la calefacción con moderación, si estás estacionado no utilices el ralentí y controla la presión de los neumáticos para evitar consumir más combustible del necesario.

Recicla todos los deshechos de tu hogar: una gestión eficiente de los residuos puede ayudar a combatir la contaminación en Madrid (y cualquier otra ciudad).

Evita las filtraciones de aire en tu hogar sellando convenientemente las ventanas e instalando una cortina acústica, eso mejorará tu entorno privado creando un ambiente más relajante.