Madrid: 91 218 61 28 | Andalucía: 95 566 49 67 | Barcelona: 93 299 09 74

La ciudad de Londres es una gran urbe que genera una gran contaminación acústica (acoustic pollution), si nos fijamos bien una parte de los ruidos que se generan provienen del aterrizaje de aviones comerciales. Por este motivo ya se han planteado en los dos últimos años la proposición a las líneas aéreas de hacer que tomen tierra con una inclinación de 3,2º en lugar de los 3º actuales, una iniciativa curiosa pero que a veces pequeños detalles pueden hacerse notar. De esta manera haciendo que el avión no sobrevuele tan cerca de las poblaciones cercanas a las pistas de aterrizaje, llevaría a los aviones a iniciar la aproximación unos cincuenta metros más alto y a más distancia, ahorrando incluso combustible según las autoridades aeroportuarias de Londres y reduciendo los niveles sonoros al llevar los motores a menos potencia.

Haciendo referencia a las valoraciones del Bristish Medical Journal, en donde hacen público las estadísticas obtenidas como resultado de vivir cerca de un aeropuerto y los que viven alejados de él, nos revelan el dato del riesgo patente de contraer enfermedades cardiovasculares por causa del excesivo ruido de los aviones. Los resultados nos muestran según esta entidad que aumentan en torno a un 20% los problemas de corazón de las personas que viven cerca de los aeropuertos.

 

Otra causa directa de la contaminación acústica y quizás la más problemática de solucionar al menos de momento, es la que generan los vehículos que circulan en Londres. El ruido ambiental es uno de los principales elementos de contaminación en las grandes urbes. De acuerdo con el Instituto del Ruido de Londres, los vehículos, con sus mecanismos de frenada, claxon, motores y el roce de los neumáticos contra el pavimento, son los máximos responsables de casi el 80% de las fuentes de ruidos.

Si nos fijamos bien, ya sea en Londres o en otras ciudades como Madrid o Barcelona, el ruido en general de un tráfico intenso puede variar en función del tipo de circulación que se produce, para ello podemos distinguir entre:

  • Vehículo parado: – con su motor en marcha hasta 78 dB(A)

– Ventilador hasta 82 dB(A)

– Admisión de aire hasta 75 dB(A)

– Escape hasta 85 dB(A), (sobre todo en motos)

  • Vehículo en movimiento: – Rozamiento de los neumáticos según el estado de su banda de rodadura hasta 75 dB(A), V< 60 Km/h. hasta 95 dB(A), V> 65 Km/h.

Estos niveles sonoros pueden variar dependiendo desde donde se tomen las fuentes de ruido, pero son estos datos se entiende que las mediciones se han realizado a unos 1,5 m. de la fuente productora del ruido.

Para velocidades superiores a los 60 Km/h. en automóviles y 80 Km/h. en camiones, el ruido registrado por causa de la rodadura es más importante que todos los demás, debido a que los otros quedan enmascarados por este. En el nivel de ruido producido por rodadura influye la velocidad del vehículo, el dibujo de la cubierta, la conservación, la presión de inflado y el tipo de pavimento, porque no es lo mismo roda sobre un asfalto cuidado que sobre un pavimento adoquinado.

Existen otros factores que influyen en el nivel de ruido producido por la circulación como son:

– La pendiente de la calzada, pues los motores a veces tienen que ir a revoluciones más altas en velocidades más cortas.

– El trazado de la carretera, hace que en ciudades con muchas rotondas o curvas el desgaste de los neumáticos y en consecuencia el ruido aumente.

– La fluidez del tráfico, también influye, pues se puede adaptar mejor la velocidad y las revoluciones de los motores reduciendo los decibelios del motor.

Cuando vamos andando por la calle es inevitable el sufrir esta contaminación acústica, a no ser que nos pongamos en los oídos unos auriculares o tapones auditivos, pero otro aspecto es el problema que podemos tener en nuestro hogar, porque pensemos bien, la mayor parte de los ruidos que nos llega del exterior se filtran a través de las ventanas. Si tenemos ventanas con cajón de persiana es por ahí por donde el ruido accede con mayor facilidad hacia el interior de nuestra vivienda. Una solución puede ser instalar una contraventana, a poder ser en pvc y con rotura puente térmico, la opción que le proponemos es o abatible en dos hojas o con oscilobatiente, pues aísla más que el aluminio. Además de estas propuestas recomendamos también instalen cortinas anti-ruidos o acústicas, ello hará reducir hasta 25DB según el tipo de confección que elijamos. Las cortinas acústicas (acoustic curtains) Insoudtex son una opción muy válida y por eso exportamos ya este tipo de cortinas a Londres, incluso para particulares adaptándonos a cualquier medida, por ello si no encuentra la medida que necesita en cualquiera de las grandes plataformas de venta online ya conocidas como Amazon, Ebay, Aiiexpress o Rakuten, no se preocupe, Insoudtex hace la cortina que necesita ajustándose en medidas, calidad y precio.